En casa de…

«La casa debe ser el estuche de la vida, la máquina de felicidad»
(Le Corbusier)

En el número 37 de la calle Francisco Coello, antigua calle Llana, se encuentra la que fuera casa del arquitecto Eufrasio López de Rojas, autor de la fachada de la Catedral de Jaén. Un palacete adquirido y restaurado en 2003 por el arquitecto Jon Caño, catalogado como patrimonio monumental y por lo tanto protegido.


En su reforma, dirigida y proyectada por el propietario y llevada a cabo por Construcciones Calderón, se han mantenido elementos originales como el escudo, la puerta y reja de entrada.

En su interior, todas las puertas, ventanas y contraventanas han sido recuperadas y devueltas a su estado original. Igualmente se han mantenido los suelos de baldosa hidraúlica originales, colocados simulando una alfombra y rematados por una cenefa perimetral de mármol crema marfil envejecido.


Este apartamento, un duplex de original distribución, se diseñó en principio como estudio. En la planta superior se encuentra la amplia y luminosa cocina, amueblada de forma muy singular mezclando el estilo industrial de los muebles independientes en abedul, con el armario vajillero estilo español adquirido en un antiquario. Sobre ella se encuentra la placa original de la Calle La Parra recuperada como material de derribo.


El dormitorio principal, con baño incorporado, es el espacio más personal e íntimo donde brilla la gran protagonista: una cama de estilo romántico conseguido gracias a la colcha bouti en gris perla y las sábanas blancas de algodón egipcio bordadas a mano.

Los cojines son el complemento decorativo ideal para dar armonía al conjunto. El resultado es impecable mezclando diferentes tonalidades y texturas de gris y blanco roto. Si quieres aportar calidez extra a un dormitorio, sin duda apostar por los cojines como recurso decorativo es un todo un acierto.




En la planta baja se ha situado un dormitorio de invitados y el salón comedor, una amplia estancia muy luminosa donde destacan las paredes de piedra original recuperada.

Un cómodo sofá con chaiselonge en tono crema y cojines de seda,  preside la zona de estar, delimitada por una alfombra india hecha a mano y un sillón y escabel estilo Luis XVI, una equilibrada mezcla de estilos que consigue una decoración diferenciada, con carácter y personalidad.




En el patio interior, arropan la estancia central una piscina rodeada de un pequeño jardín y tres palmeras centenarias, un viejo granado, un naranjo y un limonero. No faltan celindos y madreselvas.

La puerta original de acceso a la vivienda oficia hoy de balcón sobre el patio.

Fotografía: Dani Moraga

Publicado en conGlamour nº12

Tu opinión nos importa, deja tu comentario. Si te ha gustado no te olvides compartir.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *