«Solo la naturaleza hace grandes obras sin esperar recompensa alguna» (Alexander Herzen)

El hinojo es una poderosa planta medicinal perenne, aromática, con hojas plumosas y flores amarillentas, única especie del género Foeniculum. Aunque se cree que es originario de los países mediterráneos, se sabe que los egipcios lo usaban tanto en la cocina como con fines terapéuticos relacionándolo con su dios Crépito que aliviaba problemas intestinales.

Es una planta muy versátil, ya que se utilizan las semillas como especia, las hojas y tallo como hierba aromática y el bulbo como hortaliza, aportando un característico sabor anisado e intenso.

De las semillas se obtiene un aceite esencial usado en fitoterapia, rico en anetol, fenchona y estragol. En aromaterapia favorece la toma de decisiones con una mayor claridad de ideas. Calma las emociones desbordadas y ayuda a recuperar la alegría evitando el sentimiento de culpabilidad. Gestiona el estrés armonizando el sistema neurovegetativo.

Las hojas reemplazan al eneldo y se usan especialmente con pescados, salsas y aliños. Los tallos hervidos se usan igual que los espárragos, aportando un sabor original a los guisos con patatas, arroz y huevos.

El bulbo con una textura crujiente que recuerda al apio y cortado en rodajas bien finas es un excelente ingrediente para ensaladas. Combinado con apio y manzana es perfecto para la ensalada waldfor. Aunque es un producto con un escaso valor energético, tiene un alto contenido en agua, casi un 90%, y fibra. Es una hortaliza rica en minerales como el potasio, magnesio, hierro, calcio y fósforo, y una de las que mayor contenido en vitamina C tiene cuando se consume fresco. A resaltar también su alto contenido en ácido fólico.

Propiedades medicinales

Con un indudable poder para equilibrar las funciones del sistema digestivo, se utiliza como remedio casero para combatir trastornos estomacales, gracias a sus propiedades carminativas y antiespasmódicas,  evita los gases y es un diurético natural favoreciendo la eliminación de líquidos.

Por su sabor suave está indicado especialmente para los cólicos del lactante e incluso para estimular el apetito. Basta con añadir unas gotas de una infusión sencilla en el biberón.

Tiene propiedades expectorantes aliviando la tos y la sobrecarga pectoral. Aconsejable también en inflamaciones orales como gingivitis.

Contraindicaciones

El consumo moderado del hinojo en forma correcta y en la cantidad recomendada, no produce alteraciones en la salud. Sin embargo es recomendable evitar por completo su consumo en el embarazo y periodo de lactancia a pesar de las propiedades que tiene para evitar las nauseas y vómitos.

El hinojo pertenece a la misma especie del apio y la zanahoria, así que las personas alérgicas deben tener precaución con este alimento en cualquiera de sus formas.

Está contraindicado su consumo si estamos en tratamiento hormonal, tomando anticonceptivos, antibióticos o si padecemos hipertiroidismo.

Los niños menores de 14 años no deben consumir hinojo si no es bajo supervisión médica.

Conociendo y aplicando las propiedades naturales de las plantas y semillas que la naturaleza nos regala, podemos mejorar nuestra salud y por tanto nuestra calidad de vida, con productos económicos y que encontramos fácilmente.

Tu opinión nos importa, deja tu comentario. Si te ha gustado no te olvides compartir.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *